Ponte en Movimiento.

Mover el cuerpo puede ayudar a su corazón.

El corazón es un músculo, por lo que, al igual que el resto de tu cuerpo, el ejercicio hace que se haga más fuerte. La investigación ha demostrado que el ejercicio regular puede reducir el riesgo de enfermedad cardiaca en un 50 por ciento en las personas sanas y en pacientes con enfermedad cardiaca puede reducir su riesgo de morir por enfermedad cardiaca en un 30 por ciento.

El ejercicio también puede reducir tu riesgo de enfermedades cardiovasculares a través de:

  • Reducir el riesgo de desarrollar diabetes y presión arterial alta.
  • Mejorar la tolerancia al azúcar en sangre, si tienes diabetes.
  • Ayudar a controlar la presión arterial alta.
  • Mejorar el nivel de lípidos en sangre, como el colesterol.
  • Apoyar los esfuerzos para dejar de fumar.
  • Controlar el peso y la grasa corporal.

Házle un favor a tu corazón.

Lo primero que debes hacer antes de comenzar cualquier programa de ejercicio es hablar con tu médico. Una vez que tengas el visto bueno, estos conceptos básicos de ejercicio pueden ayudar a armar un plan que funcione para ti. Ahora que sabes todas las cosas buenas que el ejercicio puede hacer para tu corazón, ¡es hora de ponerte en movimiento!

Adaptado de: https://www.cdc.gov/diabetes/home/index.html; https://www.cdc.gov/heartdisease/; https://www.heart.org/; http://www.strokeassociation.org/STROKEORG/; https://www.escardio.org/Education; http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular.html; http://www.corazonesresponsables.org/