Aspirina® 100 en la prevención Cardiovascular

Prevenir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular recurrente

Tomada regularmente, siguiendo las indicaciones de un médico, un régimen de Aspirina 100® puede ayudar a reducir el riesgo de un segundo ataque al corazón hasta en un 30%. El uso regular de Aspirina 100® bajo indicación de un médico también puede ayudar a prevenir el accidente cerebrovascular no mortal recurrente en personas que ya han sufrido un primer ictus isquémico o han tenido un ataque isquémico transitorio (ictus).

Aspirina 100® no es adecuada para todos, así que asegúrese de hablar con su médico antes de comenzar un régimen regular de Aspirina 100®.

¿Cómo funciona?

Aspirina 100® reduce la producción de unas sustancias llamadas prostaglandinas, que están implicadas en las etapas tempranas del mecanismo de coagulación de la sangre. Mediante la inhibición de estas prostaglandinas, Aspirina 100® inhibe la formación de coágulos sanguíneos, que pueden obstruir las arterias que irrigan el músculo cardíaco y el cerebro, aumentando el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. En esencia, Aspirina 100® ayuda a prevenir la formación de estos coágulos dañinos.

Por tanto, ¿deberías estar tomando Aspirina 100®?

Si bien hay muchas ventajas en la terapia con Aspirina 100®, no es adecuada para todos. Es muy importante que hable con su médico antes de comenzar un régimen de Aspirina 100®.