Para sobrevivientes de un evento cardíaco

Aspirina® 100 te Ayuda en la Prevención Cardiovascular

Ayuda a prevenir 1 de cada 3 infartos en personas con riesgo cardiovascular

Tomada regularmente, siguiendo las indicaciones de un médico, un régimen de Aspirina® 100 puede ayudar a reducir el riesgo de un segundo ataque al corazón hasta en un 30% en personas con riesgo cardiovascular. El uso regular de Aspirina® 100 bajo indicación de un médico también puede ayudar a prevenir el accidente cerebrovascular no mortal recurrente en personas que ya han sufrido un primer ictus isquémico o han tenido un ataque isquémico transitorio (ictus).

Aspirina® 100 no es adecuada para todos, así que asegúrese de hablar con su médico antes de comenzar un régimen regular de Aspirina® 100.

¿Cómo funciona?

Aspirina® 100 reduce la producción de unas sustancias llamadas prostaglandinas, que están implicadas en las etapas tempranas del mecanismo de coagulación de la sangre. Mediante la inhibición de estas prostaglandinas, Aspirina® 100 inhibe la formación de coágulos sanguíneos, que pueden obstruir las arterias que irrigan el músculo cardíaco y el cerebro, aumentando el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. En esencia, Aspirina® 100 ayuda a prevenir la formación de estos coágulos dañinos.

Por tanto, ¿deberías estar tomando Aspirina® 100?

Si bien hay muchas ventajas en la terapia con Aspirina® 100, no es adecuada para todos. Es muy importante que hables con tu médico antes de comenzar un régimen de Aspirina® 100.

Adaptado de: https://www.cdc.gov/diabetes/home/index.html; https://www.cdc.gov/heartdisease/; https://www.heart.org/; http://www.strokeassociation.org/STROKEORG/; https://www.escardio.org/Education; http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular.html; http://www.corazonesresponsables.org/